15 de abril de 2011

Hayedos y majadas

Hmmmm, los niños de vacaciones. El mejor momento para sentarse a escribir un post. Bendita Dora la Exploradora. Démonos prisa para sacarles a que les dé el sol, que por mucho que les guste estar fuera, cuando se enciende el televisor van como polillas a la luz.



Estaba buscando rutas para ofreceros cuando me he topado con un libro en la biblioteca de Orlando Merás, en el que expone 32 rutas para hacer con niños, y me ha parecido especialmente interesante la que discurre entre los concejos de Caravia, Colunga y Parres. Está lo bastante cerca de nuestra casa y tiene un ingrediente que desde siempre me ha fascinado: los hayedos. Es difícil encontrar lugares en el bosque con más magia que éstos, las ramas retorcidas alcanzando hasta el suelo, los suelos plagados de hojas aun en pleno verano, la refrecaste humedad que los acompaña, el musgo creciendo hasta donde alcanza la vista .... Aquí entiende uno las leyendas de xanas y trasgus, todavía me quedo más de una vez esperando que salten de detrás de un árbol.
 

Para compensar el hecho de referenciar su libro descaradamente, os pongo un enlace al final del post para que el que quiera pueda comprarlo. La verdad es que si os gusta caminar por el monte, aunque no tengáis niños, es una buena recomendación.

Un consejo muy simpático de este caminante: (copio textualmente) "Procurad que los niños siempre vayan acompañados de otros niños. ... Los niños solos generalmente se aburren y se cansan (mentira, nunca se cansan, se aburren pero dicen que se cansan, lo que es aún peor, pues no sólo tienes que entretenerlos sino encima cargar con ellos)." Je, je, je, cómo los conoce.

La ruta discurre por el mapa geográfico 30-II, tiene un desnivel de 450 m y dura unas 4 horas ida y vuelta. Llevad agua porque aunque hay fuentes, son inconstantes.

Dejamos el coche junto al bar de Casa Julia, 100m antes del km 14 de la AS-260 Colunga-Arriondas (la carretera del Fito). Tomamos la pista perpendicular a la carretera que sale frente a la casa en dirección sur y a 200 m saltamos una portilla (recordad dejar todas las portillas que uséis cerradas). El camino se divide en tres, tomaremos cualquiera de los dos de la derecha. A unos 100 m encontramos un abrevadero y una bifurcación, volvemos a tomar la de la derecha.

Durante esta parte del camino pasaremos un eucaliptal a la derecha, después una torre eléctrica y una caseta de control de aguas. 50m después de ésta, tomamos el sendero de la derecha (debería haber un hito, montón de piedras, pero a saber). Llegamos por aquí a una majada con cabañas en ruinas y mucha vegetación.

A partir de aquí el camino empieza a ascender por el desfiladero con el río a la derecha que finalmente se convierte en el propio camino. El camino empieza a empinarse a la vez que pasa a la margen derecha del "río". Seguimos atravesando bosque hasta la cabecera del río donde el camino vuelve a pasar a la margen izquierda para abandonar el bosque y llegar a las camperas de El Bustacu. Para llegar a ellas seguimos el sendero que recorre la ladera izquierda del monte y que se junta con el camino que vien del Fito.

En la campera hay un abrevadero NO potable. Desde aquí podríamos seguir hasta la Cruz del Pienzu, pero los más novatos podéis limitaros a tomar un tentempié en las camperas admirando las increíbles vistas, dejar que los niños juegen y volver por el mismo camino.

Si alguno se anima a hacerla esperamos sus fotos, con niños o mascotas a poder ser. Estoy buscando el enlace a su libro. En cuanto lo tenga os lo pongo.